Las radiaciones no ionizantes, son radiaciones de baja energía, por lo tanto no son capaces de ionizar la materia (arrancar un electrón del átomo al momento de su interacción), de ahí su nombre y su principal diferencia con las radiaciones ionizantes.

Estas radiaciones están clasificadas en dos grupos:

Efectos negativos

A pesar de ser radiaciones con baja intensidad de energía; puede generar efectos negativos en las personas, de acuerdo a la frecuencia de la emisión o la cantidad de energía recibida.

En el caso de las radiaciones electromagnéticas; en una alta frecuencia, las microondas provocan vibraciones en las moléculas lo que genera calor, dependiendo de la velocidad en la que se muevan las moléculas (alta velocidad, más calor), esto podría generar quemaduras dependiendo de la cantidad de radiación recibida.

Lo mismo aplica para las radiaciones ópticas. En el caso de la luz ultravioleta, esta puede ocasionar quemaduras en la piel, erupciones y cáncer de piel.

Medidas de protección en el campo médico

Las radiaciones no ionizantes también pueden ser encontradas en prácticas médicas, por tal motivo aquí encontraras una serie de recomendaciones para evitar la exposición de manera prolongada o en altas cantidades de dicha radiación.

Uso de equipos de protección individual como gafas de seguridad para prevenir daños derivados.