Consiste en la implementación de las recomendaciones del Comité Internacional de Protección Radiológica, permitiendo una aplicación optima de las técnicas radiológicas para un mayor beneficio de la sociedad con un riesgo mínimo por reducción efectiva de las dosis de exposición ocupacional y del público en general. Se elaboran las diferentes clases de Manual tanto para manejo de equipos de Rayos X, como emisores de Gamma, y manejo de materiales Radiactivos.

Constituye una pieza clave en el funcionamiento de la instalación puesto que su objetivo fundamental es garantizar que, tanto el personal técnico como administrativo de la instalación o práctica a licenciar, se encuentren debidamente informados y comprometidos con la responsabilidad derivada del uso, manejo, almacenamiento, transporte y gestión de las fuentes radiactivas selladas objeto de autorización.