Consulta tus lecturas

Objetivo de la protección radiológica

El desarrollo de la evolución de la Protección Radiológica ha estado determinado fundamentalmente por las dos hipótesis principales del modelo de respuesta biológica a bajas dosis para los efectos estocásticos: ausencia de umbral y linealidad.

La primera de tales hipótesis (ausencia de umbral) implica que no es posible aspirar a reducir el detrimento radiológico asociado con fuentes de radiación a cero si la sociedad pretende utilizar tales fuentes. En efecto, el empleo de fuentes provoca inevitablemente dosis en algunas personas debido a la imposibilidad de blindar completamente la radiación electromagnética y la neutrónica y a la imposibilidad de evitar totalmente la incorporación de sustancias radiactivas al organismo de las personas cuando se opera con fuentes no selladas.

La segunda de las hipótesis (linealidad) ha permitido aplicar un sistema muy sencillo de contabilidad de dosis para cada individuo y para conjuntos de individuos (dosis colectiva) que resulta representativo del detrimento individual o colectivo respectivamente. En efecto, la relación rectilínea entre dosis y probabilidad de efectos permite la simple adición de dosis que uno o varios individuos reciben en distintos momentos de sus vidas, debido a que iguales valores de dosis contribuirán igualmente a aumentar la probabilidad de efectos, con independencia de las historias dosimétricas previas.

La imposibilidad de aspirar al detrimento nulo es sustituida por la definición de un detrimento aceptable. La decisión sobre lo que puede considerarse detrimento aceptable no se sustenta exclusivamente en información científica. Las investigaciones epidemiológicas han aportado importante información sobre las correlaciones entre dosis y efectos, pero en la adopción de niveles de detrimento aceptable deben intervenir consideraciones sociales y económicas. Esto significa analizar cuál es la posición relativa de los riesgos asociados con las radiaciones ionizantes en relación con otros riesgos a que la sociedad está expuesta y cuál es la magnitud de los recursos que se está dispuesto a invertir para disminuir los detrimentos de las radiaciones.

Tal vez buena parte de los riesgos a los que están expuestos los individuos de la sociedad carezcan de umbral (riesgos de accidentes de tránsito, riesgos de contraer enfermedades infecciosas). Sin embargo la noción de umbral, inherentemente asociada con la noción de la existencia de niveles de seguridad absoluta, ha estado erróneamente arraigada en las disciplinas de protección del medio ambiente y del medio laboral.

La ICRP, en su Publicación 60 afirma que “el objetivo de la Protección Radiológica consiste en proporcionar un adecuado nivel de protección a las personas sin limitar indebidamente las prácticas beneficiosas que da lugar la exposición a radiaciones ionizantes”.

Con respecto al medio ambiente, los criterios adoptados por la ICRP permiten asegurar la protección de las especies vegetales y animales aunque no necesariamente a los individuos de dichas especies.